martes, 18 de agosto de 2009

La guerra de los gimnasios, de César Aira

1. A César Aira todo el mundo lo quiere mucho, en las revistitas culturales y medios especializados por lo menos (lo cierto es que no lo conoce nadie, salvo los "especializados"), y yo no sé por qué. El otro día leí la nota de Fogwil sobre Fogwil en la Ñ (o tal vez la entrevista a Fogwil en no me acuerdo qué otra sección de Clarín dos días después, o en la nota del suplemento de cultura de La Nación... o algún otro de los operativos de publicidad que el mismo Fogwil criticaba en una de estas notas diciendo que hay suplementos culturales que parecen pasquines de editoriales, sin hacerse cargo). La cuestión es que Fogwil decía que no hay escritores (se entiende, buenos escritores) que salgan de Puán, salvo los que nunca más lo pisan, y ponía como ejemplo de éstos últimos a César Aira (y de los primeros a Link, a quien calificaba de señora de letras). ¿Por qué Fogwil que es más hijo de puta que la mierda piensa que Aira es un buen escritor? (son amigos de algo, ¿no?)

2. Aira reconoce que escribe finales de mierda, todos descuajeringados, porque no sabe escribir finales, porque a la mitad de lo que está escribiendo se aburre y quiere empezar otra cosa y entonces lo termina de cualquier manera para olvidarse del asunto y poder empezar otra novela u otro cuento. Por alguna extraña razón leí bastantes libros del tipo este (enumero: el primero fue el del pequeño monje budista, después leí Cómo me hice monja, La costurera y el viento, El cerebro musical, este de La guerra de los gimnasios y no me acuerdo si alguno más) y digo extraña porque putié con los finales en todos los casos, aunque es cierto que en progresivo descenso: putié mucho más con el primero y el segundo que leí que con los siguientes, cuando ya me esperaba eso. Y el de El cerebro musical me gustó y todo. Para quien nunca leyó a Aira explico brevemente: Empieza la historia, la plantea, aparece rápidamente un elemento absurdo o sobrenatural, después la historia se sostiene, avanza, hay un misterio desde el principio que a lo lost se va haciendo más misterioso... y de pronto, termina. Como ese capítulo de los Simpson cuando Krusty está en la clandestinidad o algo así y entonces pasa una cinta vieja y ucraniana, y el dibujito es incoherente y super bizarro (Internet es lo más -> http://www.youtube.com/watch?v=YIZ4nAprSSE).

3. Aira me cae mal. Se hace el capo diciendo cosas como que Rayuela es para quinceañeras. Y encima se cree el anti-Borges... por favor, que ínfulas. Pero es entretenido. Fin.

1 comentario:

Jorgelina dijo...

AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!