domingo, 20 de octubre de 2013

Una boda en Brownsville, de Isaac Bashevis Singer

1.
Recomendado por mi papá desde siempre, y más reciente por Joni también (que leyó El mago de Lublin, creo), terminé de convencerme de leer a Bashevis Singer por esta contratapa de Juan Forn. Nacido en Polonia, en ese entonces parte del Imperio Ruso, el 14 de julio de 1904, y fenecido en Miami, en ese entonces parte del Imperio Yanqui, el 26 de julio de 1991, el Isaco es famoso por: 
a. Escribir en idish. En su etapa yanqui traducía al inglés él mismo, y las versiones en inglés son las que se tradujeron a otros idiomas como el castellano: es curioso porque son de alguna manera segundas versiones del propio autor. Esto está relatado en la nota de Forn mencionada recién. 
b. Ganar el Nobel en 1978, supongo que motivado por el hecho de escribir en idish, una lengua ahora sí muerta.

2.
Muchos deben haber leído a Bashevis Singer, pero el que seguro lo leyó es Etgar Keret.

3.
El cuento "El ayuno" tiene la fórmula de una película de Lars Von Trier. Te presenta desde cierto lugar (externo) a un hombre religioso que por motivos eminentemente psicológicos está pasando por una etapa de delirio místico. Luego abandona ese lugar, y te mete en el del personaje. Ahora el delirio parece más real, la pretensión del hombre de ayunar más que los santos de la Biblia encuentra un fundamento lógico, aunque persiste el de la locura en primer plano. Hasta que ocurre algo mágico (o una alucinación) (o algo mágico). La lógica que se revela como verdadera no es la moderna, sino la mágica, medieval. Fin. Me gustan mucho esas historias que permiten un gran uatafac (qué carajos, en español), y a la vez bancan la parada del pensamiento premoderno. Y en el caso de Bashevis es mejor porque no es posmo, ¡es antimoderno! y no parece ser una pose. Una comparación entre el mundo de Lars en películas como Anticristo y Contra viento y marea y algunos cuentos de Bashevis Singer da para un paper. Capaz alguna vez lo haga.

4.
Muchos de los cuentos de este libro podrían compartir una antología con los cuentos fantásticos de Bukowski. Por la fórmula de la que hablaba más arriba, y por el humor negro.

5.
Voy a leer más de Isaac, seguro, pronto. Me parece un escritor de la san puta. Y me parece que tiene un mundo interesantísimo. Se sale totalmente de las historias de shtetl que me podría haber imaginado hasta ahora. ¿Saben a qué me hizo acordar, por ejemplo? Al cortometraje que se halla al comienzo de la película de los hermanos Cohen, Un hombre serio. Bueno, y a la película en sí. Es una forma del judaísmo yanqui mucho más interesante que la nana Fine o Barbra Streisand. Y hablando de Barbra: la película Yentl está basada en un cuento de Bashevis Singer, contenido en este libro. El cuento está espectacular: es mucho más oscuro, sexual y ambiguo que lo que la película que me mostraron en la primaria jamás podría ser. Me dieron ganas de hacer una versión moderna, sólo para hacerle honor al cuento.

1 comentario:

Unknown dijo...

Al fin lo lees, hijo querido. Tanto tiempo pregonando sirvió para algo. Tu padre.